- - | Por: | Programa: 36 a la Sombra (20:00 - 22:00 hrs.) | Más tarde: La Hora Internacional (22:00 - 23:00 hrs.)

 
7 años
Pink Floyd vs Punk
Miércoles, 20 de Enero de 2016 1497 Karina Cabrera 0

Pink Floyd vs Punk

Parece una contradicción, ayer portaba orgullosamente una camiseta de 'Never Mind The Bollocks, Here's the Sex Pistols' y hoy tengo que escribir de Pink Floyd, sin embargo a eso tengo una respuesta: “Is she really going out with him? / Ah!”.

 

Herencia de una relación muy lejana de la cual ya recuerdo muy poco, conservo muchos lazos con Pink Floyd, a diferencia de algunos que iniciaron con 'The Wall' o 'The Dark Side of The Moon', mi punto de partida fue un álbum que estaba en oferta en Gigante Miramontes (si, antes también podíamos encontrar discos en el súper mercado), la imagen de “cerditos en el espacioooooo” llamó completamente mi atención, fue mi primer encuentro con Algie y 'Animals', el primer disco que compré con plena consciencia y con el que pasé demasiadas tardes de la adolescencia descubriendo cada instante con audífonos, hipnotizada con lo que nunca había escuchado.

 

Por exceso de música dejé durante mucho tiempo mi relación con Pink Floyd, un grupo que hasta que entré a Rock 101 empecé a descomponer en canciones en mp3, antes de eso nunca me había atrevido a fragmentar los álbumes, para mi escuchar al grupo significaba reproducir el álbum completo (sigue siendo así). El lazo nuevamente se estableció nuevamente con 'Inside Out. A Personal History of Pink Floyd', libro de Nick Mason en el que no descubrí tanto la música del grupo, pero si la múltiples anécdotas que rodean cada producción, la evolución visual del grupo en vivo (con el paso por el famoso concierto The 14 Hour Technicolor Dream, la pirotecnia no controlada y explosiones de equipo), las crónicas de Algie (el cerdo de 'Animals' que debería tener su propio libro) y sus múltiples intercambios de música para películas experimentales por imágenes únicas para sus conciertos.

 

Posiblemente muchos de esos detalles valdría la pena comentarlos en otra ocasión, pero éste texto es sobre la conocida relación de odio entre el punk y Pink Floyd, gracias a los largos pasajes de virtuosismo que motivaron el DIY corto, agresivo y directo.

 

Siempre había leído sobre ese momento desde la perspectiva de Johnny Rotten y toda la horda punk, sin embargo en el libro Mason se toma un momento para hablar de su postura en 1977, cuando el punk dijo que odiaba a Pink Floyd por la indulgencia de lanzar un álbum concepto de sólo seis canciones (una de ellas de 17 minutos), liberar un cerdo gigantesco en el aire tan sólo para crear una portada y realizar una de las giras de promoción más caras que se hayan realizado en esa época.

 

A diferencia de los pasajes psicodélicos y experimentales, para los críticos 'Animals' era más agresivo de lo que se esperaba de Pink Floyd, eso se debió a Britannia Row, el estudio de grabación que crearon después de 'Wish You Were Here', con el llamado rock de dinosaurios transformándose debido a otras visitas que portaban en el exterior la camiseta “I hate Pink Floyd”.

 

El punk fue una reacción a las compañías disqueras que decidieron concentrarse en las bandas que brindaban ganancias (entre otras cosas), sin arriesgarse a buscar las diferencias, financieramente es justificable, pero eso deja fuera el talento y lo inesperado. Para 1977 el movimiento punk fue el momento en que Pink Floyd se encontró en medio de esa revolución, muy parecida a la que perteneció cuando estaba en el underground entre 1966 y 1967, pero ahora era la figura contra la que se luchaba. Una completa ironía.

 

Sin embargo, a pesar de ser el enemigo y una muestra del arcaico rock contra el que se protestaba, Pink Floyd logró que muchas de las grabaciones del punk no fueran una muestra de texturas inaudibles, su estudio Britannia Row albergó a todas las bandas de la época, incluido The Damned. El grupo originalmente quería a Syd Barrett como productor, pero por obvias y lisérgicas razones no fue posible, Nick Mason no fue el encargado de darle su distintivo toque al sencillo 'New Rose' (1976), una canción que descubrí como un riff de una cortinilla de MTV, pero inesperadamente unió a 'Animals' (1977) y una de mis bandas favoritas con el punk a través del disco que produjo el baterista, 'Music for Pleasure' (1977). Desde entonces repito “Is she really going out with him? / Ah!” y lo acompaño de un “ha ha charade you are”.

Comentarios

Más del blog de Karina Cabrera