- - | Por: | Programa: 36 a la Sombra (20:00 - 22:00 hrs.) | Más tarde: La Hora Internacional (22:00 - 23:00 hrs.)

 
7 años
JuanGa
Lunes, 29 de Agosto de 2016 6984 Luis Gerardo Salas 1

JuanGa

Lo que ha sido fascinante de la muerte de Juan Gabriel, es el consenso. Ultimo compositor de la autentica cancion ranchera, de mariachi, de borrachera, de entendimiento perfecto de la pasion desbordada de los celos, la inseguridad, el pendulo desprecio-amor que acompaña la pasion mexicana en todo. Juan Gabriel, como ya ha sido escrito por Monsivais, es la sintesis de la fascinante dualidad homofobico-sentimental, esa que en la mitologia nacional sabemos presenta al viril, mujeriego y borracho pendenciero como frente de un sensible corazon que berrea cuando en el espejo ve tanta violencia que lastima a los objetos misticos del corazon siempre representados por la madre-pareja-amante. Misma dualidad que en la interpretacion furiosamente sensible y descarada de cada una de sus presentaciones abre la puerta a no solo la aceptacion, sino a la veneracion libre, liberada, que se convierte en un acto de complicidad progresista que disimula lo que en el fondo ocurre cuando a traves de sus letras y canciones dice exactamente lo que cada uno de nosotros quisiera decir al momento de la separacion, del reencuentro, de la perdida, de ese amor incomprendido que es la gasolina del romanticismo nacional. De ‘se muy bien que estoy afuera’ a ‘te juro que te voy a olvidar’ el permiso colectivo a sufrir en uno de los actos mas integracionistas de nuestra sociedad conectados mas alla de la apariencia, de la facha, de la discrimacion sexual. Ese consenso –que ayer mencionaba en twitter Fabrizio Mejia-, es parte de la naturaleza apasionada de nuestra gente que siempre, desde todos los tiempos de la cultura contemporanea ha convivido con manifestaciones ‘divertidas’, ‘desafiantes’, ‘ludicas’ que juegan con la sexualidad, que provocan con la homosexualidad, que avientan en la cara la seguridad, convencimiento y satisfaccion de su propia esencia, y que transmiten esa sensacion de brincar los prejuicios sociales, las virtudes publicas, para llegar a los vicios privados que en una ceremonia silenciosa nos unen, nos vuelven complices, si, a traves de dos o tres metaforas de ‘madre’, de ‘amor’, pero que esconden el codigo secreto de entendimiento y simpatia mutua a traves del dialogo de las emociones muy intimas que la pasion desbordada del sentimiento nacional de exaltacion amorosa nos permite.

JuanGa logro ese consenso y todos, absolutamente todos tieemos algo que ver con el silencio que provoca su muerte. Increible la reaccion verdaderamente conmovida de cada persona con la que he hablado o tenido contacto. Madela ayer decia que sin JuanGa ahora que nos queda como Mexico, y creo que resume ese sentimiento de perdida del consenso. Y es que efectivamente, sin ese punto de acuerdo discretamente apasionado por la vida, que nos queda en medio del desencanto politico, social, economico, de seguridad que estamos viviendo?

Es, la muerte de JuanGa el final completo de una era de musica, la musica de la tradicion Jose Alfredo Jimenez –muchas de las canciones de JuanGa las cantamos con mariachi como si tuvieran toda la vida de haber sido compuestas-. JG fue el ultimo compositor de este genero que, por cierto, marca un altisimo porcentaje de su discografia. Es, la ausencia de JuanGa, el cierre de una era de la pasion politicamente incorrecta.

 

 

Comentarios

Más del blog de Luis Gerardo Salas