- - | Por: | Programa: 36 a la Sombra (20:00 - 22:00 hrs.) | Más tarde: La Hora Internacional (22:00 - 23:00 hrs.)

 
7 años
Ingredientes impronunciables
Martes, 16 de Febrero de 2016 651 Karina Cabrera 0

Ingredientes impronunciables

 

Por: Karina Cabrera / @karipunk

 

De entrada, tiene nombre de manual de supervivencia alimenticia para el hombre moderno que vive de cafés altos y otras delicias de preparación de menos de 5 minutos, pero cuando empiezas a analizar esa idea de que los átomos del ser humano expiran entre los 70 y 75 años, entiendes que el libro 'Saber Comer - 64 reglas básicas para comer bien' de Michel Pollan responde a otras ideas relacionadas con nuestra forma de vida en la actualidad.

 

Este profesor, periodista y escritor norteamericano lleva más de diez años investigando acerca de la relación existente entre los seres humanos y la comida, descubriendo que la llamada comida occidental o chatarra es inversamente proporcional a las enfermedades de quienes la consumen, asi como el incremento de obesidad que impera en todo el continente americano, creando una rentable industria de dietas, alimentos light y productos milagro para perder peso que, tan solo en Estados Unidos, genera mas de 60,000 millones de dolares.

 

Libros de este tipo hay por montones, pero pocas veces se ríe uno tanto con las distinciones entre comida verdaderamente sana y comida tratada, procesada, claramente perjudicial para la salud a medio y largo plazo. De risa, si, no tan escalofríante como 'Comer animales', libro de Jonathan Safran Foer que que hace que cierres el pico durante meses, hasta que recuerdas que necesitas amimentarte para vivir.

 

Con Pollan me quedé pensando en dos simples hechos: ¿en qué momento el pollo se volvió amarillo y cuándo apareció el queso “tipo” panela?. Los alimentos son, pero no lo son al mismo tiempo. Al mismo tiempo entendí la fascinación de Ron Mueck con aquella visita a criaderos que le hizo generar esa obra de hiperrrealismo que incluía un gigantezco pollo listo para empacar y llevar al supermercado.

 

Cada año aparecen 17.000 nuevos productos (alimentarios) en los supermercados. La mayoría de ellos no merecen que se les llame alimento”.

 

Esta es la sentencia terrible con la que Michael Pollan inicia su manual y no es tan sencillo como creemos, ya que esto es una parte enorme de la oferta alimentaria total. Y no se limita a burbujeantes refrescos artificiales, aperitivos de llamativos colores y extrañas formas o sucedáneos fácilmente reconocibles (como crema sin crema o queso sin queso), sino que se extiende a todo tipo de productos básicos, como pueden ser el yogurt, el pan o la carne de animales herbívoros alimentados con cereales transgénicos en lugar de hierba, lo que obliga a suministrarles antibióticos que al final acaban en el plato del consumidor, a eso debemos agregar las frutas y verduras cargadas de pesticidas y fertilizantes químicos, además de un inpronunciable etcétera..

 

64 reglas basicas para nuestra alimentacion diaria, un pequeño extracto para cerrar el pico durante un tiempo:

 

  • Evita productos que contengan ingredientes que un niño de primaria no pueda pronunciar.
  • Evita alimentos que veas anunciados en televisión.

  • Come solo alimentos que acabaran pudriéndose.

  • Come únicamente alimentos cocinados por seres humanos.

  • Si te lo sirven por la ventana de tu auto no es comida.

  • Si se llama igual en todos los idiomas, no es comida.

Comentarios

Más del blog de Karina Cabrera