- - | Por: | Programa: La Hora Internacional (22:00 - 23:00 hrs.) | Más tarde: Fase M.O.R. (23:00 - 23:59 hrs.)

 
7 años
2001 - 2009: En el territorio del disco virgen
Sábado, 18 de Junio de 2016 1400 Karina Cabrera 0

2001 - 2009: En el territorio del disco virgen

 

Por: Karina Cabrera / @karipunk

 

"Probablemente la más grande catástrofe que ha sucedido en la grabación de la música en los últimos diez años” eso fue lo que dijo Neil Young cuando los vinilos fueron superados en ventas por los discos compactos en 1988. Era el momento del cambio del sonido análogo al digital, extrañábamos la textura del surco pero nos hicimos a la idea de que nuestra colección sería más compacta. Sin embargo ninguno esperábamos, menos Neil Young, que nuestra forma de escuchar música cambiaría radicalmente en menos de una década.

 

Mientras nos alejábamos de la tornamesa, nos dejábamos llevar por el reflejo plateado de los CDs y hacíamos bizcos para apreciar el arte del tamaño de una servilleta, en Alemania el Instituto Fraunhofer IIS ya experimentaba con un algoritmo auditivo que desde 1894 (si, desde un siglo antes) ya se presentaba como un nuevo formato que no había logrado concretarse y, dentro de sus desarrollos en ciencias aplicadas, se toparon con las posibilidades de compresión digital que posteriormente se convirtieron en el MP3.

 

Con ese archivito la piratería industrializada creció en un 200 por ciento y surgió el pirateo hormiga en manos de aquellos que lograron reunir los discos de todos sus familiares y amigos para crear su fonoteca. Muchos también aprendimos a apreciar el peer to peer y nos iniciamos en la cultura del compartir con servicios en línea como Napster, Morpheus, Winmx, Imesh, Gnutella, Audiogalaxy y Oink! (súmale todos los que le siguieron).

 

 

Sólo recuerden la emoción que sentían cuando después de horas rastreando en Napster finalmente encontraban el disco o la rareza que siempre habían querido. Sabemos que por ese instante de alegría éramos capaces de esperar horas vigilando un download y como se volvió objeto del deseo un reproductor de MP3.

 

Ese hecho, el de no cargar con cientos de CDs cuando quieres escuchar música y mucho menos andar con un reproductor de discos mientras corres, lograron que el formato tuviera enorme aceptación y revolucionara al mundo, siendo además el más extendido y el que introdujo cambios profundos en la manera de comprar y escuchar música. Tal vez no lo recuerdas porque fue muy rápido el cambio, pero pasamos del antiguo rolar de discos de mano en mano a reunirnos alrededor de quemadores, hablar de velocidades de grabación en equis, realizar pacientes descargas en Napster e incluso a principios de la década pasada convertimos al disco virgen en el disco más vendido de toda la historia.

 

Hace algunos años ?uestlove de The Roots describió en alguna entrevista cómo los grandes actos de la música popular siempre han sido parte de movimientos musicales más grandes, haciendo eco en sus escenas locales, creando colectivos de músicos e incluso impulsando festivales, pero también señaló que rara vez en la actualidad se escucha sobre eso, mucho menos vemos que la gente de marketing fomente la construcción de comunidades más allá del centro de sus músicos.

 

Tal vez ya no hay tantos movimientos en construcción continua entre artistas y actualmente el foco es sobre levantar una comunidad alrededor de un acto individual, pero algunas veces esa centralización provoca verdaderos movimientos que muestran algo más que la historia o la estética de un grupo, hacen esfuerzo para crear una reputación para espíritus afines y en última instancia se traduce en una marca propia que se va fortaleciendo al volverse un modelo sumamente contagioso.

Comentarios

Notas relacionadas